.

 
 

Asturias Gijón Volver

   
 
     
 

La bella ruta urbano-rural del parque Fluvial del Río Piles desde la playa de San Lorenzo de Gijón hasta el poblado minero de La Camocha.

 
 





Que Gijón es una ciudad que seduce lo saben todos los que tienen la suerte de sentirla y amarla, pero para los muchos que aún no la conocen les dedico, en los últimos días del verano del 2008, cuatro nuevos álbumes con imágenes naturales de irresistible belleza que les motivarán a venir de inmediato. La ruta se inicia en el extremo oriental de la emblemática playa de San Lorenzo junto al puente donde desemboca el mítico río Piles.





Después de aparcar el coche junto al parque de Isabel La Católica, antes de iniciar la senda de algo más de 6 Km., he recorrido, descalzo, el arenal de la playa de San Lorenzo como homenaje a las limpias aguas del río Piles ya hermanadas con el Mar Cantábrico y cuyo curso fluvial voy a disfrutar con egoísmo natural para mostrárselo a todos Vdes. Al fondo de la foto se ve el puente del río Piles y a la izquierda, una vez finalizado el parque, está el Estadio municipal del Molinón, enfrente de la Feria de Muestras y del Museo del Pueblo de Asturias.





Después de andar 1 Km. se llega a la glorieta de la Guía, donde la escultura en bronce “Sentimientos”, obra del genial pintor y escultor Manuel García “Linares”, que representa a una familia, nos hace recrearnos observando el Hipódromo Internacional de las Mestas, rodeado por dos brazos del río Piles. La senda del río es la que vemos a la derecha y por la que caminaremos bordeando las modélicas instalaciones del Real Grupo de Cultura Covadonga, semillero de innumerables deportistas.





La senda sigue bordeando el río, rodeada de un amplísimo parque urbano del barrio residencial de Viesques. Al estar los edificios alejados de las variadas zonas verdes y boscosas, no restan ni un ápice a la fuerza natural de esta guapísima ruta.





A pesar de que el verano del 2008 ha sido muy seco y el curso del río Piles es corto, el sonido del fluir de su agua entona nuestros oídos cuando cruzamos por sus idílicos puentes.





La amplia senda permite convivir sin roces a niños, deportistas, ciclistas, peatones y caballistas ya que todos adoran, comparten y respetan este bello parque Fluvial.





Después de atravesar, siguiendo el curso del río Piles, la autovía de circunvalación de Gijón, A-8, dejamos el barrio residencial de Viesques y entramos de lleno en el mundo rural. Al dejar atrás una zona de pinares, se encontrarán, a la derecha, un camino que va a una aliseda pantanosa y que enlaza con la Vía Verde Roces-La Camocha, que puede ser nuestro camino de vuelta, pero nosotros nos dirigimos a la izquierda buscando la compañía del bosque de ribera que da frescura y color a esta preciosa senda.





Junto al río irán viendo y viviendo sensaciones puras que les servirán de terapia relajante. No tengan prisa, hasta el poblado minero de La Camocha se tardan 1 ½ horas y si van con niños o hacen muchas fotos como yo, aumentarán 1 hora más el suave y llano recorrido.





Mientras Vdes. van viendo mis fotos junto al río Piles yo les hablaré un poco del poblado de la Mina La Camocha, en la parroquia de Vega, hacia donde nos dirigimos. Esta única y rica Mina del concejo de Gijón, después de 73 años de actividad, dejó en 2008 de producir carbón.





La Mina La Camocha marcó un hito en la defensa de los intereses de los trabajadores ya que ahí es donde se fundó el Sindicato de Comisiones Obreras. Aunque está previsto crear un sustitutivo parque Tecnológico, no desestimo, por la crisis energética, que con otros medios más modernos reinicie su explotación minera. El camino junto al río Piles está bordeado de praderías, huertas y manzanos pues las parroquias de Vega y Lavandera son el Santo Sanctórum en la producción de Sidra Natural. Estoy seguro que mis fotos de la ruta les han gustado y que vivirán o repetirán la experiencia.





Después de hora y media hemos llegado a esta coqueta plaza de La Camocha. Si vienen provistos de bocatas, al fondo de la plaza hay unas mesas, bajo los árboles, ideales para comer relajadamente. La vuelta a Gijón se puede hacer andando por el mismo camino o por la Vía Verde. Yo volveré en autobús que sale cada 30’ y vale 1 €, después de vivir una experiencia gastronómica sencilla y singular en la casa de comidas El Roble, con más de 80 años de historia, tel. 985 137 663. Sólo sirven comidas los viernes noche, sábados y festivos con un menú de 3 platos y postre, vino y casera, que cuesta 10 € o 12 € los domingos. Se pueden escoger varios platos que cambian todos los días. Natalia, la sobrina de los dueños, me sirvió, con primor, una crema de verduras, unas lapas o llámpares guisadas, unos bocartes fritos con patatas y un platito de arroz con leche requemado que acompañé con sidra suave del Llagar Canal, de Lavandera, también tienen del prestigioso Llagar Trabanco.
Otra alternativa con carta más amplia es el mesón el Refugio, tel. 985 136 344 con cocina sencilla y de calidad. Croquetas caseras al Cabrales, ensalada templada de pulpo, fritos de rape, bacalao con pisto, cachopo el Refugio, entrecot a la piedra, tarta de manzana o queso y arroz con leche son algunas de sus especialidades.

 
     
     

 
Asturias Gijón Volver
 
 
 

Todos los textos e imágenes contenidos en estas páginas son propiedad de Javier Vidal (Técnico de Turismo y Enamorado de Asturias), estando su copyright © debidamente registrado. Queda prohibida la reproducción total o parcial de estos contenidos sin la expresa autorización por escrito del propietario.

e-mail: javiervidal_l@yahoo.com